Actores: Paul Bettany

Esta semana les ‘traigo’ a uno de mis favoritos, por talentoso, por buena onda, por buen mozo, por todo. Le tengo cariño especial así que quiéranlo, ya?

Paul Bettany es un actor británico (ah no si no) que sigo hace siglos. Lo vi por primera vez cuando puse mis ojitos frente a la tele para ver The Land Girls, por allá por el 99. El mundo entero metido en la Guerra Mundial, las mujeres a cargo del campo y ahí aparecía él, entre medio del barro y la lluvia y ay. Amor instantáneo.

Pasó harto tiempo para verlo en algo nuevo, pero por Dios que valió la pena esperar. La siguiente película grande que hizo, y fue un exitazo aunque la trataron pésimo, fue A Knight’s Tale (Corazón de Caballero). Aquí el niño bonito y protagonista era Heath Ledger, que quería ser caballero y andaba a caballo y bailaba al son de David Bowie. Pero el que se roba la película es Paul haciendo de Chaucer, el escritor pobre pero bueno para las palabras que se gana al público en la arena y al televidente en la casa. Amo esta película, es de mis favoritas. Salen demasiados actores que me gustan y Paul Bettany está al tope de la lista.

Después de un papel pequeño en Kiss Kiss Bang Bang, Paul da el salto de su vida al obtener el papel del amigo imaginario de Russell Crowe en A Beautiful Mind (Una Mente Brillante). No sólo encontró reconocimiento internacional sino que también el amors. Se casó con Jennifer Connelly, que era la esposa del personaje de Crowe, y siguen juntos hasta hoy y me hacen creer en el amor y la cuestión. En serio. Pareja más linda no hay.

Como ya la gente conocía su nombre, Paul empezó a participar en más proyectos. Estrenó The Heart of Me junto a Helena Bonham-Carter y Olivia Williams (el medio reparto! Mi corazón), The Reckoning (de nuevo al lodo medieval), Master and Commander (de nuevo con Crowe) y Dogville, con Nicole Kidman y dirigido por Lars Con Trier.

Las vi todas y me gustaron (ya, menos la del Commander, me carga Crowe), pero la que más me gustó fue Wimbledon. Paul encarna a Peter Colt, un tenista treintón que ve cómo su carrera se le va sin haber alcanzado títulos importantes. Pero Paul tiene garra ya lo Massú se lanza a lo que será su último Wimbledon. Ahí se enamora de otra tenista y balanceándo platos y petacas, lucha por lograr el título. Amo esta película, es tan entretenida y no pretenciosa. Aparte que James McAvoy sale como el hermano de Colt y me río demasiado.

Con esa carita de bueno que Dios le dio, Paul no había tomado papeles de malo maloso hasta ahora. En Firewall le saca canas verdes a Harrison Ford y yo me río porque Ford no cacha nada de computadores y la tecnología casi se lo come y Paul anda de traje y corbata y secuestra a la familia de Ford y es malo, malo y me encanta. Jaja.

Aquí hago una pausa para una película que no es muy buena pero donde Paul Bettany brilla: El Código daVinci. Basada en el libro del mismo nombre, Paul encarna a Silas, el monje albino que persigue al protagonista y que de vez en cuando se autoflagela. Son escenas fuertes para una pelicula que pudo ser muchísimo más pero que destaca sólo por tener a Bettany entre sus filas.

Y ese es el punto. En general, Paul aparece en películas piolas, de suspenso o -últimamente- de acción, algunas son horribles pero siempre, siempre, lo único destacable es la actuación de Bettany. Siempre. Y no es porque yo lo admire y me guste todo lo que haga. O quizás sí. Pero piensen en los títulos que he mencionado y consideren. De verdad que él siempre es lo mejor en ellas.

Me pongo de pie para felicitar al agente de casting que lo eligió para hacer de Dustfinger en Inkheart, Corazón de Tinta. Yo leí el libro antes de ver la película así que no tenía Dustfinger en mi cabeza, pero el que eligieran a Paul para la película fue tan top. De verdad. Es tan perfecto para ese rol, porque tiene esa calidad necesaria para estar en una película para niños y, al mismo tiempo, la rudeza para ser el malo. O quizás no es tan malo. Dustfinger siempre fue mi personaje favorito en el libro y me encantó que fuera él en la película.

Después de hacer papeles más pequeños en Iron Man y La Joven Victoria, Paul siguió con el traje de época para ponerse en los zapatos de Charles Darwin en Creation. Entre teorías sobre la evolución del ser humano y tener que lidiar con el fantasma de su hija muerta, vemos una versión más familiar del científico y más cercana del proceso al que se sometió para estudiar animales y plantas. Es una muy buena película, si les gustan las biográficas.

Aquí hay dos títulos parecidos y que reflejan a la perfección lo que les decía más arriba sobre películas malas donde Bettany es LEJOS lo mejor: Legión y Priest. En la primera hace de un ángel que intenta salvar a la humanidad de los zombies (? Nunca caché muy bien qué eran) y en la segunda es un cura que se rebela contra la Iglesia para cazar vampiros. Son súper parecidas ambas cintas y sólo vale la pena verlas por Paul. Créanme.

Ahora Paul prepara el estreno de The Avengers (los Vengadores), donde hace la voz de Jarvis entre medio de los nombres más cotizados del cine actual. Se los doy firmado que va a ser lo mejor de la película!! Desde ya. No, si le tengo fe (aunque me cargue la mitad del reparto, jaja).

Ahí lo tienen, al actor de esta semana. Apuesto que lo han visto en un montón de películas y quizás sólo no sabían su nombre. Ahora lo saben. Y si sí lo conocían, muy bien, un siete.

Actores y Actrices: James McAvoy

No puedo empezar sin hacer esto. Permiso. JAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAMES.

Ya. Ahora sí.

James McAvoy y yo llevamos 12 años de relación (aunque él no lo sabe). Ha sido una relación tranquila, amorosa, pasional, que continúa haciéndome feliz porque como James me quiere, no se mete a hacer películas atroces a cada rato.

La primera vez que vi a McAvoy fue cuando estrenaron Band of Brothers, esa maravilla de serie sobre la Segunda Guerra Mundial producida por HBO, donde aparece en el capítulo 4: «Reemplazos». Sale tan niño, tan recién salido de la caja que queda perfecto para el rol. Ahí ocurre nuestro primer encuentro, cuando su personaje está en un bar y un soldado lo llama, entonces James -que es joven pero no es menso- se da vuelta con cara de soldado serio y sube la ceja izquierda. Señores del jurado, evidencia Nº1:

El joven James, sabio para sus cortos años, utilizará esta estrategia para ganar adeptos con el tiempo, provocando soponcios y caída de churrines alrededor del mundo. En serio.

Prendada de su eh… talento, obvio, empecé a buscar más cosas en las que salía él, con la ayuda del amigo del videoclub. Ahí encontré Children of Dune, donde hacía del hijo del protagonista de la serie original, el heredero, el joven padawán. Se supone que Leto, su personaje, tiene como 7 años y James tenía 19, pero me dio lo mismo. Amé la serie con locura porque ahí pude decir «James no es tan sólo una cara bonita». NO! También tiene tremendo cuerpazo. Jajaja. (Ya, si voy a dejar de escribir huecamente en este párrafo, lo juro).

James McAvoy nació y se educó en Glasgow, una ciudad oscura y algo deprimente; pero tuvo la suerte de mudarse pronto a Londres, donde consiguió trabajo en el teatro y en pequeñas producciones de televisión. Así como Estados Unidos tiene su General Hospital y, no sé, Dinastía; en Inglaterra tienen Inspector Lyndley y otras series de donde han salido montones de actores/actrices que sigo hasta hoy. Ahí hizo de prostituto, del hijo del barman del pueblo, del mejor amigo del protagonista, etc. Hasta que llegó State of Play.

Yo no sé si ustedes han visto State of Play, pero si no, tienen que verla. Es una miniserie de seis episodios sobre un caso de asesinato y corrupción en la corte de Londres, prensa incluida, con gente tan increíble como Bill Nighy, David Morrisey, Kelly MacDonald y James, obvio. Es buenísima y deberían verla ahora ya.

Después de llevar a la pantalla grande la historia de Rory O’Shea, aparecer en Wimbledon (amo esa película) y pasar por una serie de televisión en Shameless, le llega el reconocimiento mundial con El Último Rey de Escocia. Peliculaza. No sólo por el tema que muestra, brutal, sino que también por las actuaciones, todas increíbles. Me da escalofríos recordarla. Muy buena película.

Eso pasó justo después que estrenaron la primera parte de Las Crónicas de Narnia, donde hacía del Fauno y fue terrible ver esa película porque ¿cómo iba a encontrar sexy a un tipo medio caballo?! Atroz. Pero la película es linda y el Sr. Tumnus también y mejor pasemos a lo que sigue.

Aquí viene el período Jamescístico que más me gusta. Como ya era un nombre rentable, el espectro de trabajos que llegaban a su mesa creció y eso le permitió hacer hasta comedias románticas. De aquí salió Penelope (donde Christina Ricci tiene una horrible nariz de cerdita y James hace un horrible acento americano); Starter for Ten (mi favorita, porque sale de nerd pero es buen cabro y hace pareja con Rebecca Hall, a quien adoro); Wanted (esa con Angelina Jolie. Meh); Atonement (mucho mejor que el libro); y Becoming Jane (toneladas de suspiros. TONELADAS).

Ahora James es hiper conocido porque hizo del Profesor Charles Xavier en los X-Men con Fassbender y anda subiendo la ceja por todas partes. Pero yo recuerdo esa primera vez y me siento especial, porque nadie más conocía del poder hipnótico de la ceja y ahora como que se chacreó. Pero no importa. James sigue siendo mi actor favorito de la vida, ese que la gente que me conoce asocia a mí de inmediato, ese que podría hacer de árbol en una película de terror y yo la vería igual, porque así es el fanatismo y si de alguien soy fan es de James, ese del acento escocés, la barba colorina y la ceja izquierda. 🙂