Actores: Paul Bettany

Esta semana les ‘traigo’ a uno de mis favoritos, por talentoso, por buena onda, por buen mozo, por todo. Le tengo cariño especial así que quiéranlo, ya?

Paul Bettany es un actor británico (ah no si no) que sigo hace siglos. Lo vi por primera vez cuando puse mis ojitos frente a la tele para ver The Land Girls, por allá por el 99. El mundo entero metido en la Guerra Mundial, las mujeres a cargo del campo y ahí aparecía él, entre medio del barro y la lluvia y ay. Amor instantáneo.

Pasó harto tiempo para verlo en algo nuevo, pero por Dios que valió la pena esperar. La siguiente película grande que hizo, y fue un exitazo aunque la trataron pésimo, fue A Knight’s Tale (Corazón de Caballero). Aquí el niño bonito y protagonista era Heath Ledger, que quería ser caballero y andaba a caballo y bailaba al son de David Bowie. Pero el que se roba la película es Paul haciendo de Chaucer, el escritor pobre pero bueno para las palabras que se gana al público en la arena y al televidente en la casa. Amo esta película, es de mis favoritas. Salen demasiados actores que me gustan y Paul Bettany está al tope de la lista.

Después de un papel pequeño en Kiss Kiss Bang Bang, Paul da el salto de su vida al obtener el papel del amigo imaginario de Russell Crowe en A Beautiful Mind (Una Mente Brillante). No sólo encontró reconocimiento internacional sino que también el amors. Se casó con Jennifer Connelly, que era la esposa del personaje de Crowe, y siguen juntos hasta hoy y me hacen creer en el amor y la cuestión. En serio. Pareja más linda no hay.

Como ya la gente conocía su nombre, Paul empezó a participar en más proyectos. Estrenó The Heart of Me junto a Helena Bonham-Carter y Olivia Williams (el medio reparto! Mi corazón), The Reckoning (de nuevo al lodo medieval), Master and Commander (de nuevo con Crowe) y Dogville, con Nicole Kidman y dirigido por Lars Con Trier.

Las vi todas y me gustaron (ya, menos la del Commander, me carga Crowe), pero la que más me gustó fue Wimbledon. Paul encarna a Peter Colt, un tenista treintón que ve cómo su carrera se le va sin haber alcanzado títulos importantes. Pero Paul tiene garra ya lo Massú se lanza a lo que será su último Wimbledon. Ahí se enamora de otra tenista y balanceándo platos y petacas, lucha por lograr el título. Amo esta película, es tan entretenida y no pretenciosa. Aparte que James McAvoy sale como el hermano de Colt y me río demasiado.

Con esa carita de bueno que Dios le dio, Paul no había tomado papeles de malo maloso hasta ahora. En Firewall le saca canas verdes a Harrison Ford y yo me río porque Ford no cacha nada de computadores y la tecnología casi se lo come y Paul anda de traje y corbata y secuestra a la familia de Ford y es malo, malo y me encanta. Jaja.

Aquí hago una pausa para una película que no es muy buena pero donde Paul Bettany brilla: El Código daVinci. Basada en el libro del mismo nombre, Paul encarna a Silas, el monje albino que persigue al protagonista y que de vez en cuando se autoflagela. Son escenas fuertes para una pelicula que pudo ser muchísimo más pero que destaca sólo por tener a Bettany entre sus filas.

Y ese es el punto. En general, Paul aparece en películas piolas, de suspenso o -últimamente- de acción, algunas son horribles pero siempre, siempre, lo único destacable es la actuación de Bettany. Siempre. Y no es porque yo lo admire y me guste todo lo que haga. O quizás sí. Pero piensen en los títulos que he mencionado y consideren. De verdad que él siempre es lo mejor en ellas.

Me pongo de pie para felicitar al agente de casting que lo eligió para hacer de Dustfinger en Inkheart, Corazón de Tinta. Yo leí el libro antes de ver la película así que no tenía Dustfinger en mi cabeza, pero el que eligieran a Paul para la película fue tan top. De verdad. Es tan perfecto para ese rol, porque tiene esa calidad necesaria para estar en una película para niños y, al mismo tiempo, la rudeza para ser el malo. O quizás no es tan malo. Dustfinger siempre fue mi personaje favorito en el libro y me encantó que fuera él en la película.

Después de hacer papeles más pequeños en Iron Man y La Joven Victoria, Paul siguió con el traje de época para ponerse en los zapatos de Charles Darwin en Creation. Entre teorías sobre la evolución del ser humano y tener que lidiar con el fantasma de su hija muerta, vemos una versión más familiar del científico y más cercana del proceso al que se sometió para estudiar animales y plantas. Es una muy buena película, si les gustan las biográficas.

Aquí hay dos títulos parecidos y que reflejan a la perfección lo que les decía más arriba sobre películas malas donde Bettany es LEJOS lo mejor: Legión y Priest. En la primera hace de un ángel que intenta salvar a la humanidad de los zombies (? Nunca caché muy bien qué eran) y en la segunda es un cura que se rebela contra la Iglesia para cazar vampiros. Son súper parecidas ambas cintas y sólo vale la pena verlas por Paul. Créanme.

Ahora Paul prepara el estreno de The Avengers (los Vengadores), donde hace la voz de Jarvis entre medio de los nombres más cotizados del cine actual. Se los doy firmado que va a ser lo mejor de la película!! Desde ya. No, si le tengo fe (aunque me cargue la mitad del reparto, jaja).

Ahí lo tienen, al actor de esta semana. Apuesto que lo han visto en un montón de películas y quizás sólo no sabían su nombre. Ahora lo saben. Y si sí lo conocían, muy bien, un siete.

Actrices: Rachel Weisz

Rachel Weisz llegó a mi vida como a la vida de muchos de ustedes, imagino, en La Momia. Yo creo que ni ella imaginó jamás lo que esa película iba a hacer por su carrera, porque harto mala que es, aunque entretenida. La bibliotecaria más loca del mundo en una historia fantástica por donde se le mire. Me gustó altiro Rachel Weisz y quise ser bibliotecaria como ella (me duró re poco ese deseo igual).

Me gusta Rachel Weisz porque es talentosa. Ha tenido la sabiduría de matizar su carrera con películas dramáticas y comedias, con historias de época y cuentos contemporáneos, dándole vida a la jovencita de la película o a la mujer fuertona, sufriendo y riendo, pero siempre creíble.

Además, es minísima. Ya me quisiera yo ese cuerpazo. Consideren que Rachel tiene más de 40 años y se ve de quince menos, sin importar el Photoshop que le apliquen en L’Oreal cuando hacen las campañas para sus cremas. Rachel es hermosa igual, con o sin arrugas alrededor de los ojos. Esa es la parte que no entendieron en la firma de cosméticos.

Desde La Momia que sigo a Rachel Weisz y sí, he tenido que verla en bodríos, pero mirando la filmografía (y hoy sí tuve que hacer trampa y mirarla, para las otras entradas había escrito todo de memoria) no han sido tantas y he disfrutado casi todos sus films. Revisemos.

Rachel, antes de La Momia, hizo Swept by the Sea, esa película lacrimógena donde Vincent Pérez era un náufrago y se enamoraba de la chiquilla del pueblo y recuerdo que hubo como cuatro películas similares esa década. Mmm. Pero después viene The Land Girls y por Dios que amé esa película. Es sobre cómo las mujeres que se quedaron en casa (porque los hombres se fueron a la guerra) tienen que sobrevivir, las penurias que pasan y las amistades que forman. Salen hartos actores que me encantan y la película es muy, muy buena. Se las recomiendo.

Tras hacer papeles chicos en películas como About a Boy, más Momias, The Runaway Jury, se vienen dos películas en las que brilló con razón: The Constant Gardener y Constantine. Miren los títulos, recuerden las películas, no pueden ser más diferentes pero Rachel logra darle vida a dos mujeres que pasan por realidades absolutamente desiguales y ser creíble en ambas.

Confieso que me gusta más Constantine. Amo todo lo que esa película elige ser, hasta Keanu Reeves, a quien en este caso le sirve tener una sola expresión facial y dejar que los demás actores hagan la pega por él. Aquí Rachel hace de hermanas gemelas, una súper mística y otra que se niega a aceptar la existencia de los demonios y demases. Me encanta. Aparte que sale Tilda Swinton haciendo lo que mejor sabe hacer: confundirnos con su sexualidad, su actuación y su todo.

Quiero mencionar The Fountain, que mucha gente odió pero que a mi me hizo llorar a mares. La encontré preciosa, por primera vez y después de mucho me gustó Hugh Jackman; también me gustó la música, los efectos especiales, la idea de la historia y Rachel, claro.

En lo último que la vi fue en The Deep Blue Sea, de la que hablé hace un par de semanas. Si tuviese que elegir una de sus película basada en esa época, en todo caso, elegiría Enemy at the Gates porque pucha la película entretenida. Jude Law y Joseph Fiennes intentan localizar y aniquilar, claro, al tirador enemigo que les está haciendo pebre las tropas: Ed Harris. Rachel hace de una rusa que pelea para poder salvar a su familia y se involucra con el personaje de Law, pero eso es lo de menos; la película es tan rápida, está tan bien hecha que yo transpiro con los soldados, aunque estén en la nieve, de puro nervio porque OH MY GOD.

Ya. Les recomendé hartas películas de Rachel, así que cuando tengan tiempo, dénles una oportunidad. Hasta las antiguas, difíciles de conseguir. Son todas, todas buenas. Y Rachel, maravillosa en ellas. Me declaro su súperfan.