Día feriado de películas (y series)

Aprovechando el día libre, me pude poner al día con algunas cosas que tenía guardadas en el disco duro. En realidad no fue tanto ponerme al día en realidad, porque nada de lo que vi es particularmente nuevo. Pero bueno, aquí está.

Seguir leyendo «Día feriado de películas (y series)»

Fin de semana de películas

Estuvo variado este fin de semana. Alcancé a ver cuatro películas muuuuy diferentes, en trama y en calidad.

Supongo que me interesó esta película por los actores? La tenía hace tiempo y ayer revisando qué podía ver, me acordé que sale Martin Freeman y le puse play. Me cargan estas películas tipo Closer que se las dan de introspección y cómo gente externa le cambia la vida al protagonista, cuando en realidad son una excusa para mostrar a actor A emparejarse con actor B. O me recordó demasiado a Closer en el tono y me carga Closer, no sé. No me gustó. Después me di cuenta que la dirigió Anthony Minghella y me dio penita porque era rebuen director pero igual me cargó la película. No es mala pero es de esas películas en que me da ganas de cachetear a todos los personajes y eso no es bueno.

Para quienes no la han visto, aquí Jude Law está emparejado con Robin Wright y tiene un negocio con Martin Freeman. Entran a robar a su negocio y el jovencito culpable es el hijo de Juliette Binoche. La cuestión es que Jude termina involucrado con Juliette pero después no y blah. Whatever.

Pero si pensé que eso era lo peor que iba a ver el fin de semana, estaba muy equivocada. MUY. Hacía mucho tiempo que no me aburría tanto con una película, hacía tiempo que no contaba los minutos para que terminara (los últimos 38 fueron insufribles).

Supongo que es porque no soy el público objetivo. No soy gringa ni fui a campamento, así que es imposible que me relacione con ninguno de estos personajes. Lo más terrible es que sale harto actor conocido simpático, el problema es que a la mitad de la película como que hasta ellos se cansan de ser ellos mismos y empiezan a tomarse todo a la chacota y la película se ríe de sí misma. Al menos alguien se rió porque yo la encontré muy, muy mala. De nuevo, no soy el público objetivo. Ni siquiera Amy Poehler, a quien adoro, pudo salvar esta porquería. Ojalá pudiera borrarla de mi cerebro.

La pillé en la tele el sábado en la mañana y me quedé pegada. Me encanta Phineas y Ferb, me quedo viéndolos cuando sea que los agarre en la tele. Me río un montón. No sabía que estaba viendo la película hasta bien entrada ya en la trama y sólo por la cantidad de comerciales que daban.

Aquí Phineas y Ferb crean un portal hacia otra dimensión y en la otra dimensión el Doctor Dooferzschmidt es casi Hitler, todos le rinden pleitesía y tiene un ejército de robots que hacen el trabajo sucio por él. Incluso, Perry trabaja para él! O sea, todo lo que el Dooferzschmidt de esta dimensión quiere ser. Igual me dio penita pero me reí mucho. La cuestión es que en la otra dimensión hay un movimiento de rebeldes comandado por Candance (Candace!!) que quiere derrotarlo, y todos los amigos de Phineas y Ferb ayudan también. Me encantó Bajir como el cerebro de las operaciones y Beauford con su «estaba en la resistencia pero me volví tan bueno que empecé a resistirla.» Todavía me río.

La película es como un capítulo extendido de la serie pero es súper entretenida, ya les dije que me reí muchísimo. Salen todos los personajes de siempre así que no se echa de menos a nadie. Muy, muy buena. 🙂

Miren el póster, por favor. ¿Cómo podría yo no ver esta película? Incluso considerando que me carga Colin Farrell. Ed Harris y Jim Sturgess hacen que me aguante el odio y la vea igual.

The Way Back cuenta la historia de un puñado de prisioneros de un gulag en Siberia, que en 1941 escapan y comienzan una larga caminata hacia la libertad, a la India. Se supone que la película está basada en una historia real pero leyendo sobre el tema, parece que no era tan verdad. Igual no le quita mérito a la película, creo, que está muy bien lograda.

Las actuaciones son increíbles. Desde Mark Strong, que tiene un papel chiquitito al principio, aunque a mi siempre me gusta; a Ed Harris, a quien adoro desde que vi El Secreto del Abismo (pucha la película buena esa!) y Saoirse Ronan, que hace de una adolescente que se une al grupo a mitad de camino. Hasta Farrell no me cayó tan mal y eso se agradece.

Como dije, la película está bien lograda. Me reí, me emocioné, me puse nerviosa cuando pensaba que los iban a pillar, derramé mis buenos lagrimones también. Se las recomiendo a ojos cerrados.

Esas fueron las películas de este fin de semana. Ahora me voy a buscar mis huevitos de chocolate. Ñami.