Actores: JJ Feild

*suspira*

Hay actores que me gustan porque son talentosos: escriben bien (Pegg), actúan bien (McAvoy) y mejoran todas las porquerías en las que salen (Bettany). Pero hay otros actores que aunque sí, actúan bien, me gustan porque son minos (Greenberg) o simplemente porque son lo que en Internet se conoce como un Life Ruiner (Arruinador de Vidas).

Alguien que constantemente te arruina la vida con su perfección y sonríe mientras lo hace

Mi Life Ruiner desde hace años es JJ Feild. Nadie lo conoce y la gente cercana que lo conoce, es por mí. Porque me pongo toda fan cuando encuentro alguna película o serie donde sale, porque pucha que es difícil encontrarlas

Prueba N°1

JJ Feild es un actor británico. Nació en Estados Unidos pero se crió en Inglaterra y le agradezco a los dioses porque eso significa que tiene un acento maravilloso. El acento, la voz que tiene y la sonrisa, uff. ¿Puedo suspirar de nuevo? ¿No?

La primera vez que lo vi fue en 2006, cuando buscaba cosas en las que salía otro actor que me gusta, el Mr. Darcy de la nueva Orgullo y Prejuicio. Así llegué a Perfect Strangers, una miniserie para la BBC sobre una familia disfuncional y los secretos que la separa. Ahí JJ interpreta a Richard, el hermano perdido y medio loco que comienza la tragedia. Es un papel chico pero intenso y JJ sale en una escena con un abrigo de cuero que -no sé por qué- me recordó a Richard Mayhew, mi personaje favorito de Neverwhere (mi libro favorito) y nunca más me lo pude sacar de la cabeza. Si soy loca, lo admito. Mi sueño es que él lo interprete si alguna vez hacen la película de Neverwhere. Vamos, Neil.

Obviamente, empecé a buscar más cosas en las que aparecía. Así llegué a Nicholas Nickleby, donde comparte reparto con Romola Garai, la actriz de la que hablé ayer; y un episodio de Poirot, el detective creado por Agatha Christie y que, aunque el bigotudo me carga, igual veo la serie porque me gustan las historias de Christie. Tuve suerte porque en las series basadas en sus libros hay decenas de personajes y a la BBC le encanta hacerlas con hartos actores conocidos y JJ era casi el protagonista. Bien.

Después lo vi en The Ruby in the Smoke, con Billie Piper. Como a Piper le había ido regio haciendo Doctor Who, hizo la miniserie de Ruby completa y JJ era su interés romántico. De las cuatro cosas en que lo había visto, tres eran de época y ya saben cómo me gustan las películas de época.

Mi favorita, en todo caso, es la última adaptación del libro de Jane Austen: Northanger Abbey. La historia de Catherine Morland, una muchacha de familia pobre que pasa una temporada en la ciudad y le roba el corazón a Mr. Tilney (JJ). Es el libro más optimista de Austen y es una lindísima historia de amor. JJ actúa con Felicity Jones y hacen tan linda pareja, son tan adorables, que me dejan el corazón llenito.

JJ también actúa en películas atroces que me encantaría olvidar. Por su culpa (imbécil), tuve que ver Goal 3 entera (me carga el fútbol, película hiper fome!) y Blood: The Last Vampire, basada en el manga/anime del mismo nombre y donde sale horrible y la película es atroz y no. Pero la vi igual. Fan comprometida.

Para arreglarme la vista, encontré Centurion. Aquí mejora la cosa. Centurion es una película sobre, claro, un centurión romano (Michael Fassbender) que es separado de su legión y debe volver a casa con los otros centuriones que va encontrando en el camino. Tema medieval, sangre, lodo, y JJ hace de semi-malo. No podía pedir algo mejor.

Pero aquí llego a una de mis películas favoritas del año pasado: Third Star. Me costó meses encontrarla pero por Dios que valió la pena porque me obsesioné, la vi como tres veces en un fin de semana.

Third Star trata sobre un grupo de cuatro amigos y el viaje que hacen, a pie, a Barafundle Bay, una playa en Gales. Uno de ellos, Benedict Cumberbatch (Sherlock), está muriendo de cáncer y su último deseo es volver a la bahía, así que le pide a sus tres mejores amigos que lo acompañen. El viaje sirve para ponerse al día en sus vidas, contemplar sus futuros (sin importar cuán cortos sean), sacarse cosas en cara, reírse y más. JJ es uno de los amigos del protagonista y me encantó porque, razón imbécil, después de AÑOS de verlo en trajes de época, por fin aparece en una película con jeans y sweater. Tenía que mencionar el sweater porque es hermoso y AMO cada segundo de esta película. Mmm, ¿le dedico un post? Tengo ene fotos hermosas.

Así llegamos a lo último que JJ ha hecho: Capitán América. Apuesto a que ni se dieron cuenta que salía ahí! Cuando vean de nuevo la película, lo van a ver y se van a acordar de mi y todo va a ser hermoso. Confieso que vi la película sólo porque sale él porque no me gusta el Capitán América. De hecho ni me acuerdo de qué se trata la película, sólo recuerdo a JJ en uniforme de soldado y con bigote. Jaja.

Ahora a esperar que estrenen Austenland, otra película con Jane Austen como centro. Esta la acaban de terminar de hacer así que la espera es larga. Trata de una mujer obsesionada con Austen, que viaja a un parque temático (no me pregunten) para encontrar a su hombre ideal, a lo Darcy o Tilney. Me tinca nada pero la voy a ver igual. Lo sé.

También está haciendo una película con Keri Russell (Felicity) y ni sé de qué se trata pero ya la puse en mi lista de películas que tengo que ver. Aunque esté enojada con él porque me rompió el corazón hace un mes cuando salió en Internet que anda emparejado seriamente con Neve Campbell. NEVE CAMPBELL. Trato pero no puedo pensar en una actriz más fome que Neve Campbell, no ha hecho nada desde Party of Five y si antes me caía mal ahora la odio. ¿Cómo se atreve? ARGH. Hagamos como que esto es mentira y nunca pasó y da lo mismo, ¿ya? Por fa.

Eso sería. Como que me quedó fome el post porque son puras cuestiones no muy conocidas y parece que todos van a seguir sin cachar muy bien quién es JJ Feild, pero no importa porque yo lo adoro igual. Aunque tenga las orejas grandes y haga porquerías y todos me miren con cara de O_o cuando hablo de él.

Actrices: Rebecca Hall

Siguiendo con esta idea de hablar un poco de mis actrices favoritas y aprovechando el impulso para presentarles actores que quizás no conocían, cierro los posts de este martes -rodeada de pañuelos desechables- con Rebecca Hall.

theguardian.co.uk

Rebecca Hall es una actriz inglesa, nuevecita de paquete. Hija de Sir Peter Hall (fundador de la Royal Shakespeare Company) y de una cantante de ópera, nació en 1982 y aunque ha hecho pocas cosas, cada año hay más estrenos con su nombre en el reparto.

La primera vez que la vi fue en Starter for Ten, como la muchacha inteligente, algo revolucionaria pero piola que se enamora de James McAvoy (¿quién no?) que hace de nerd bien nerd en esta película basada en los años 80. Entre la ropa horrenda de la época, Rebecca se viste de negro, sale preciosa (alta, pálida, pecosa y con voz algo profunda) y hace que me pegue a la pantalla esperando que el personaje de James despierte luego, abra los ojos y vea a la tremenda mina que tiene al frente pero en el friendzone.

De ahí empecé a buscar las series en las que había actuado y encontré poco. Rebecca empezó a actuar en cine en el 2006 y Starter for Ten fue su primera película. Pero como acá llegan las películas atrasadas, para cuando la vi ya habían otras cosas disponibles, entre ellas The Prestige, esa película sobre magos con Christian Bale y Hugh Jackman, donde Rebecca hace de la esposa incomprendida de Bale (¿quién no) y Wide Sargasso Sea, que me encanta así que merece párrafo aparte.

Wide Sargassao Sea está basada en la novela del mismo nombre que cuenta la historia de la primera mujer de Mr. Rochester, el de Jane Eyre. ¿Se acuerdan de la loca que mantiene encerrada en la casa, la del incendio? Esa es la primera esposa y esta película para la televisión muestra cuando Antoinette conoce al joven Rochester, en el Caribe, y de cómo terminan casándose y ella, volviéndose loca. Rebecca tiene el protagónico junto a Rafe Spall y me encanta. Es una película difícil de encontrar pero anda por ahí, así que si pueden, véanla. Además, interesante ver cómo los personajes clásicos llegan ahí. Me gustan esas historias.

Después de roles más chicos en Frost/Nixon (no la he visto así que no puedo comentarla), Dorian Grey (me rehúso a comentarla) y miniseries inglesas (Joe’s Palace, Einsten & Eddington), Rebecca consigue el protagónico femenino en esa maravilla británica que es la miniserie Red Riding: In the year of our Lord. La ví porque sale ella y me encantó ver más caras familiares (el nuevo Spiderman, por ejemplo, que es el protagonista). Es una serie difícil de ver, bien fuerte, que habla de los asesinatos en serie que azotaron Gran Bretaña entre 1974 y 1981 y los esfuerzos de un periodista novato por dar con el culpable.

regia

Lo último estrenado de Rebecca es The Awakening, sobre fantasmas (supongo) en la post guerra. La conseguí ayer y no la he visto aún porque me da susto. Pero seré fuerte y la veré el fin de semana con haaaaaarta luz de día y tiempo para olvidar lo que sea que me pueda dar miedo. Sólo he visto el póster y hasta ahora amo el abrigo y el pelo de Rebecca en él. Nunca dije que viera las películas por la trama.

Ah, entre medio Rebecca le tomó la mano a Woody Allen y con él hizo Vicky Cristina Barcelona, pero hace tantos años que no veo películas de Woody Allen (son todas iguales, a lo Scorsese) que tampoco la he visto. Mucho interés no tengo. *esquiva piedras*  También sale en The Town, dirigida por Ben Affleck. I know.

Igual, póngale ojo a Rebecca. Ha hecho pocas cosas pero tiene talento y le tengo buena porque me identifico con sus pecas. Si fuera a hacer la película de mi vida (zzzz), ella haría de yo, aunque sea harto (harto) más alta y regia.

Yo espero con unas ansias demoledoras Parade’s End, una miniserie que prepara HBO sobre un triángulo amoroso en la época entre guerras mundiales. Rebecca es la protagonista junto a Benedict Cumberbatch, que hace de su esposo (se supone). No hay mucha información pero esos cuatro datos (Hall, Cumberbatch, HBO, Guerra Mundial) ya me tienen en ascuas. Si me comiera las uñas, me las comería. Quiero verla YA y todavía no empiezan a filmarla. A veces odio este mundo tan conectado que me da noticias de cosas que no podré ver en años. Uff.

Fin de semana de películas

Este fue el fin de semana de las películas de amores imposibles y los corazones rotos. Juro que fue sin intensión. Voy a dejar lo mejor para el final, como siempre, porque se viene con historia pesonal. *suspira*

Hay spoilers, así que lean sobre lo que han visto si no quieren saber el final de las cintas.

Wreckers es una película británica de 2011 que cuenta la historia de un matrimonio joven (Foy y Cumberbatch), que vuelven al pueblo natal de él a hacer su vida de casados. Todo se complica cuando el hermano de él vuelve de la guerra y, como buenos hermanos, empiezan a discutir por las versiones de los recuerdos que tienen y queda la escoba, desenmantelando también las mentiras del matrimonio.

Me gustan los tres actores que aparecen aquí y por eso conseguí la película, pero me dejó con ganas de cachetearlos a todos. La protagonista, con cada copucha que le va contando el cuñado y los amigos de infancia de su marido, se va dando cuenta que no conoce nada de este hombre con el que comparte la cama y quiere hacer familia. Yo habría estado tan requetecontra emputecida. Por eso no hay que ponerse en el lugar de los personajes. Pero, en serio, hasta el final, cuando ella logra lo que quiere, te das cuenta en esa mirada final que todo sigue igual, que las mentiras continúan y no entiendo cómo pueden vivir con ellos mismos y el uno con el otro. Bomba de tiempo. Mal.

Por fin pude ver esta película! Me encantó Michelle Williams, y aunque me declaro hiperfan de Meryl Streep, creo que Michelle se merecía más el Oscar ahora que vi ambas películas y puedo juzgar. Es súper difícil darle vida a un ícono como es Marilyn Monroe sin caer en la caricatura, y creo que Michelle lo hizo espectacular. Vi a Marilyn en ella todo el rato, con vulnerabilidad, con sex appeal, con encanto. Me gustó verla a través de los ojos de Colin, en cuyo libro se basa la película; creo que es una muy buena interpretación y una muy buena película también. A la única que no le creí nada fue a Julia Ormond haciendo de Vivien Leigh. ¿Qué le pasó a Julia Ormond? Era tan linda. Bueno, harina de otro costal.

Ya, esta me fascinó. Había escuchado mucho de esta película pero nunca había tenido oportunidad de verla. Sabía que la habían comparado con Antes del Amanecer también y conversando con mi amiga Miggie (hola!) sobre Forget Me Not (que la comenté antes), me decidí a verla ipso facto.

Once cuenta la historia de dos jóvenes que viven en Dublín, él canta en la calle y ella es una inmigrante checa que trabaja vendiendo flores y limpiando casas. Se conocen ahí, en la calle, y se hacen amigos. A ella le gusta la música de él y él, de a poco, empieza a mostrarle más de sus canciones y terminan componiendo juntos.

No puedo no mencionar que me identifiqué mucho con la historia, sobre todo con la parte cuando van al estudio de grabación. Me llegó a dar ataque de risa lo mucho que esas escenas se parecen a lo que yo viví cuando estaba de intercambio en Canadá, desde que era la primera vez que la banda entraba a un estudio, el cero interés del tipo que estaba ahí para mover las perillas, las miradas entre todos para darse confianza y no echar a perder las tomas (porque el tiempo en un estudio, tal como sale en la película, es carísimo), a esas caras extrañas que pone uno cuando por fin se escucha cantar a través de parlantes y que terminen todos metidos en un autito enano (que hasta era rojo, igual que en mi historia!!) para ver cómo se escuchaba en una radio convencional. Recuerdo ese día y se me llena el corazón, así que verlo en una película fue emocionante, triste, nostálgico y agridulce a la vez. Siempre pienso en ese día en el estudio fue uno de los días más felices de mi vida, de esos que te hacen llorar de emoción porque no puedes creer que cumpliste un sueño pero te da susto que nunca más en la vida vuelvas a sentir esa misma felicidad.

Me emocioné hasta las lágrimas con la película, me encantaron las canciones (ya bajé la banda sonora) y, aunque esa sensación de «nooooooooo» al final igual duele, me gustó la historia completita. Quiero ver The Swell Season ahora, que es un documental que hicieron sobre cómo se hizo la película, pero no lo encuentro 😦

Fin de semana de películas

El calor, el calor! Entre las visitas familiares, domingo sin Internet y las noches calurosas que imposibilitan conciliar el sueño, terminé viendo un par de películas que no me gustaron mucho. Y otra que me me dio rabia. Y otra que amé. Jaja. Vamos por parte.

No cacho nada de Economía. No sé nada de la Bolsa ni de acciones ni de los grafiquitos aquellos que salen en las películas/series/noticias. Así que puedo asumir que la única razón por la que bajé esta película es por la cantidad de actorazos que salen en ella: Paul Bettany, Stanley Tucci, Kevin Spacey; y otros no tan actorazos como Zachary Quinto y Penn Badgley (sí, el de Gossip Girl, ya? No me hagan bowling).

Todo es lindo en la vida hasta que empiezan a echar gente en una shuper empresha de Nueva York, donde todos ganan millones de dólares dándole dos clicks al computador en la noche porque son secos (y cachan de números, no como yo, forever no millonaria). Pero cuando despiden a uno de los empleados más longevos, queda la tendalada. No caché mucho por qué pero la cara de «y va a quedar la cagá» es constante e interminable, entonces me aburrió un poco porque la cagada no llegaba nunca y yo ahí esperando. Y sale Demi Moore y no le creo nada a Demi Moore, menos que haga de ejecutiva. Me recordó a esa película con Michael Douglas. No.


Esta película es británica y la bajé porque sale Romola Garai y veo todo lo que haga Romola Garai (ya les contaré de ella). Pero Romola Garai sale la misma cantidad de segundos en que te demoras en decir Romola Garai y el resto del tiempo hay que mamarse las andanzas de un viejo perdedor que ‘rescata’ a una jovencita de las manos malas de la prostitución y las drogas. Todo bien hasta ahí, ¿no?

El problema de esta película es el mismo que no me dejó terminar Bailarina en la Oscuridad. El protagonista es tan imbécil, es tan dejadito, me dan tantas ganas de zamarrearlo para que se dé cuenta de que se lo están cagando por todos los lados sólo por no hablar ni decir lo que piensa, que me da impotencia y odié la película entera. Entera. Intentaré borrarla de mi memoria pero apuesto que cada vez que alguien saque a la Björk al ruedo me voy a acordar de este gil y me va a dar rabia de nuevo. Uff.

Le tenía ganas a esta película y pucha que costó dar con ella. No la encontré taaaaaan buena ni tiene taaaan buenas actuaciones. Sí, sale Michael Fassbender en todo su esplendor y hace de adicto al sexo entonces qué más puede querer una, pero esa historia de que le sacó cresta y media a su expolola en la vida real me lo arruinó para siempre así que ya no me gusta Fassbender. Igual creo que sale bien en la película, le creo que lo de la adicción es un tema, le creo que lo de su hermana es un tema, pero no va más allá de eso. La hermana, a propósito, es Carey Mulligan y a ella sí que le creo todo; aparte que se manda una escena que deja a la gente frente a ella y al que ve la película con la boca abierta y con ganas de más. No sean mal pensados. Tsk tsk.

Ya. Me encantó. Miren los nombres en el póster, por favor. Si me da la palpitación de puro ver a tanto actor bueno (y weno) junto. Entendí la mitad del comistrajo de entremedio pero me encantó, quiero puro leer el libro ahora. Amé a todos los actores (sí, incluso a Colin Firth); Gary Oldman es un maestro (le amo), Mark Strong le hace honor a su apellido, Toby Jones siempre es inigualable, y lo poco que sale Benedict Cumberbatch me gustó porque es tan poco Sherlock, es tan poco él que esa esa la idea y me encanta y quiero más andanzas de su personaje por el mundo cagándose a los espías antiguos. En serio. ¿Quién me presta el libro?