Un cafecito…

Lo que más extrañé del inicio de la cuarentena era ir a un café a conversar con alguna amiga. Nunca fui muy de tomar café bien hecho pero siempre he amado el olor a café. Con la masificación de los café bonitos en Santiago se hizo costumbre el ir por uno y conversarlo bien. Me llegaba a doler el corazón no poder hacerlo más.

Así que decidí al menos dejar de extrañar el olor y el sabor al café y compré una máquina Nespresso para saciar mi sed de cafecito rico no instantáneo.

La Essenza Mini es la más pequeña y barata de las máquinas disponibles en la página de Nespresso. No quería algo muy grande porque no tengo espacio y ¿para qué? Así que después de leer sobre el uso de la máquina y las cápsulas decidí que en un año más o menos iba a sacar a cuenta los café que no me pude tomar en tienda real maravillosa.

 

El café viene en cápsulas y hay de varias marcas distintas que le hacen a la máquina. Obviamente, las alternativas son más baratas y hay más oferta de sabores si eso es algo que te gusta. Personalmente, me dio mucha rabia ver que el plan de reciclaje de Nespresso es sólo para las cápsulas de su marca (que, lo entiendo, tienen que vender lo de su marca) pero si el compromiso con el medio ambiente fuera real, dejarían reciclar las cápsulas de cualquier marca, no sólo por negocio. No sé, no me gustó esa parte.

 

La máquina viene con 14 cápsulas de regalo, del café más simple con el que cuenta Nespresso. Después yo compré en Belmio un pack súper conveniente y con descuento, que me gustó un montón. Ahora hice un pedido por Mercado Libre y compré cápsulas para todo el invierno, de distintas marcas y tipos. He ido probando de a poco y ya sé qué tipo de tostado me gusta más.

 

Mantengo las cápsulas en este florero que jamás he usado de florero, antes tenía ahí mis washi tape y ahora las cápsulas de café, así las veo todas y puedo elegir en el momento qué quiero tomar. Me gusta el café con leche y hace rato intento mantener leche de almendra o de soya en mi refrigerador porque ñami, si no tengo, me hago espuma de leche con leche semi descremada. Es raro que tome café solo.

 

Eso les quería contar, que ya puedo tomar café rico en mi casa y de verdad me hace sentir un poco de menos ansiedad de querer salir, porque el año pasado la sentí fuerte, sobre todo en invierno. El olor a café, además, en el departamento, es maravilloso. ❤

Ahora estoy averiguando dónde dejar las cápsulas de las marcas que Nespresso no acepta *eyeroll*, o ver si las puedo reciclar en otra parte (envié mails a algunas empresas pero ninguna me contestó así que bu).

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s