11 luchas de los optimistas

Encontré este artículo hace un rato y quiero comentarlo.

optimistasNo recuerdo cómo llegué a este artículo, pero leyéndolo me di cuenta que tenía opiniones. Y como he leído varios otros blogs donde el optimismo es un elemento central de la filosofía de vida de quien escribe (ciertamente lo es para mi), quiero compartirlo y bueno, comentarlo.

11 Luchas Que Tienes al Ser un Optimista Eterno

1.La gente asume que tu actitud positiva es el resultado de una vida fácil.

Ellos dicen: algunos han sufrido bastante en la vida y el hecho de que sobrevivieron esos momentos difíciles son la razón del optimismo constante. Saben que las cosas pueden mejorar, saben que tienes la fuerza suficiente como para tener esperanza.

Yo digo: Toda la razón. Cuando estás abajo y logras salir de ese agujero, te das cuenta que hay luz al final del camino, que puedes con lo que sea y que, lo que venga, nada va a ser peor que lo que ya viviste. Se los doy firmao.

2. Algunas personas querrán romper tu optimismo, como sea.

Ellos dicen: hay gente que siente placer destacando todo lo malo que tiene el mundo y después te miran a ti para probar por qué todo va a estar mejor. Así no funciona esto!

Yo digo: Uno no es optimista para probar cosas en la vida, lo es porque no hay otro modo en el que vivir.

3. La gente siempre espera que les subas el ánimo.

Ellos dicen: no te molesta ser la persona calificada para darle alegría a los demás, pero a veces quieres pasar tiempo con alguien y no estar dos horas asegurándoles que van a estar bien y que no se preocupen tanto.

Yo digo: no conozco gente que me trate así y la verdad es que no me molestaría. Creo que eso de dar apoyo positivo me sale solo, sin que alguien más me pida. Ups. Esta no es una lucha, al menos no para mí.

4. Generalmente, eres al que patean.

Ellos dicen: cuando una relación empieza a fallar, siempre eres el último en renunciar a ella. Si tienes una pelea, piensas que es algo superable y la otra persona no siempre piensa así, entonces terminas con el corazón hecho trizas.

Yo digo: tan verdad.

5. Puedes ser tu peor enemigo.

Ellos dicen: te creas expectativas tan altas sobre ciertas cosas que cuando no salen como tu esperabas, te desarman. Ahí entra tu optimismo y te subes el ánimo pero a veces la montaña rusa emocional te puede dejar mal.

Yo digo: es verdad, pero se puede trabajar en esto. Yo aprendí a bajar mis expectativas en la vida y ahora me estoy enseñando (leeeeentamente) a no tenerlas con la gente. Es difícil pero se puede.

6. Todos quieren arruinar tu desfile.

Ellos dicen: puedes andar súper feliz por la vida y alguien comenta algo para ‘hacerte volver a la realidad’. Por ejemplo, comentas lo lindo que está el día y sales a caminar y alguien dice que no tienes bloqueador y que te va a dar cáncer.

Yo digo: no pescar. En serio. Hacerse el sordo es casi imposible, así que no pescar, es la solución.Yo suelo responder «bueno y me da cáncer, pero disfruté de un día maravilloso que me hizo feliz y no lo voy a olvidar. Chao». La clave está en no dejar de hacer cosas porque alguien más te mete miedo o te quiere embarrar la onda. Si quieres algo, a por eso!

7. La gente cree que ser optimista es ser ingenuo.

Ellos dicen: sí, sabes que las probabilidades de que algo pase son pocas pero eso no significa que no pierdes las esperanzas.

Yo digo: mientras no te hagas ilusiones y no te atormente el resultado, dale no más, créete el cuento y listo.

8. Te entusiasmas demasiado si las cosas comienzan a salir a tu favor.

Ellos dicen: pero demasiado. Eres como un niño que quiere convencer a todos de que el Viejito Pascuero existe (spoiler).

Yo digo: Es un poco exagerado pero no niego que he comprado kinos cuando me pasan cosas muy topísimas en un día. Jajaja. Nunca me he ganado nada pero como que no puedo dejar que la suerte se vaya así no más, en una de esas, quizás, talvez.

9. Todos esperan que te rompas.

Ellos dicen: saben que todos tenemos un punto de quiebre y mientras más optimista seas, peor te vas a sentir cuando te des cuenta que no puedes ser una linda sirena. Y como saben eso, sientes que tienes que tener tu optimismo en regla y no desproporcionado todo el tiempo.

Yo digo: saben qué? No. Quizás llegué a un punto en que el comentario mala onda y la opinión ajena me da lo mismo, no voy a dejar de creer que la vida es linda porque alguien espera que me pase algo malo para que yo deje de creer que todo es multicolor. No.

10. Tienes que perdonar a la gente, incluso cuando no quieres.

Ellos dicen: crees que todos son básicamente buenos y constantemente te tragas la culpa y el resentimiento. Todos merecen una segunda, tercera, cuarta oportunidad y es agotador.

Yo digo: ay, yo era así, pero ya no. Doy una oportunidad, porque igual creo que la gente se merece una segunda oportunidad; generalmente pienso que fui muy dura, que exageré, y doy esa oportunidad pero si ahí no pasó nada, chao. Foreveeeeer.

11. A veces pasan cosas malas que de verdad hacen difícil creer que las cosas pueden mejorar.

Ellos dicen: puedes decir todo el día «todo va a estar bien» pero cuando ves noticias y ves cosas terribles que pasan en el mundo, como que dudas de todo. Sientes que cuando sonríes, es una mentira, pero usas tu optimismo como la esperanza que le da fuerza al camión. Y si no esperamos un futuro mejor, ¿qué tenemos en la vida?

Yo digo: la última frase. Todo el rato. TODO. Y por eso creo que es tan importante que seamos mejores personas, siempre. Creo que la buena onda y las cosas buenas (el respeto, la no discriminación, el no perpetuar estereotipos imbéciles), se contagian y se esparcen por el mundo. Creo que es un deber, una obligación, contagiarlas. Si no, esto nunca va a resultar, nunca vamos a dejar de tratarnos mal y de hacernos daño. Hay que ser the bigger person como dicen los gringos y no pescar la mezquindad, la mala onda… creo que es vital, al menos para mi.

24 comentarios sobre “11 luchas de los optimistas

  1. Me gustó tu lista, y de verdad me gusta que la gente sea optimista. Yo no lo soy, pero es algo que reconozco y no por eso ando criticando al resto. Al contrario, me encantaría ser así y espero que mi hijo también lo sea. Le hace falta al mundo más optimismo y gente buena onda.
    Siempre pienso que quizás de tanto fingir cuando defiendo esa postura en mis clases tal vez lo pueda lograr para mí y mis estudiantes y ese será mi aporte al mundo 🙂

    Me gusta

    1. Sería genial que tus estudiantes se formen con una actitud más optimista de la vida. el mundo real está tan lleno de mala onda, hasta por las cosas más chicas, que verle el lado bueno a las cosas se hace difícil.

      Me gusta

  2. Ay que esta bueno este artículo!! tengo que procesarlo para dar mis respuestas ya que me considero una full optimista, lo leí por encimita nomás porque debo trabajar… estoy de acuerdo con varias cosas pero desacuerdo con otras tantas como la 5, 9 y la 10

    Me gusta

  3. Concuerdo contigo querida en eso de no tener expectativas de las personas, es súper difícil pero no imposible, es cosa de tiempo… y así no hay decepciones, me pasaba que a veces tampoco planteaba lo que quería de alguien, ejemplo: que mi mamá me ayudará un día X, y pese a que le mencionaba el asunto, como no veía reacción de ella, me molestaba y chao. después me di cuenta que era mejor decirle: ¿me puedes ayudar X día? y así salía de inmediato del asunto, sin pasarme rollos y con la buena onda de siempre.

    Yo no sé si soy absolutamente optimista, pero sí he aprendido que hay cosas por las que no vale la pena ser grave, ni mucho menos achacarse, así que iré por el buen camino (?)

    un abrazo 🙂
    ahhh y te nominé a un cuestionario. yay!

    Me gusta

    1. El problema de tener expectativas es que aprendes cuando te pasan cosas malas. Antes nunca piensas en no esperar cosas de la gente, entonces cuando las necesitas y no están, ahí aprendes. Y duele y es difícil, pero se puede. Yo voy de a poco, pero se puede.

      Síi, mucho más sano ser directo y exponer lo que quieres. Muy de acuerdo.

      Ahh, lo voy a veeeer. Gracias 😀

      Me gusta

  4. Yo no sé si soy optimista pero tiendo a creer que sí, más sí que no.
    No sé si todo el mundo trata de echarte para abajo con el optimismo, pero lo que sí tengo claro es que apenas se dé la oportunidad, todos quieren contar sus problemas y ser escuchados. Creo que un rato está bien, pero tampoco me gusta la gente que acepta sin chistar esa pega de ser paño de lágrimas porque es mucho el aprovechamiento.
    Voy a ser malita y contar algo que me carga. Yo escucho y tengo buena memoria. La gente me cuenta cosas y pasan una o dos semanas y las repiten, entonces esa cuestión me supera, es como cuando era niña y me salía la lámina repetida del álbum y digo «sí, eso ya me lo contaste» y agrego un dato extra para comprobar que así fue y se detienen. Lo siento, pero no puedo escuchar lo mismo.
    Retomando el tema y tal como dices arriba, creo que es fundamental para ser optimista haberlo pasado mal en la vida, esa es la prueba de fuego. ¿Cómo vas a saber que las cosas se superan si no lo viviste antes? ¿Dónde está el punto de referencia? Y le doy vueltas a este tema, porque claro, dicen que todos tenemos nuestra «cruz» o penas internas, pero hay un par de personas que conozco a las que de verdad nunca les ha pasado nada malo, todo les ha salido perfecto, entonces para mí eso no es optimismo, es sólo statu quo.
    Ah, me interesa esto y me alargué mucho.

    Me gusta

    1. Ale, yo soy igual. Si ya escuché la historia, me da lata escucharla de nuevo. Si la cuentan de nuevo porque hay más gente, me distraigo o aprovecho de ir al baño, pero si soy yo no más digo «si ya me contaste». A VECES la gente no sigue, pero la mayoría de las veces siguen contando igual! Es atroz jaja. así que te entiendo perfecto.

      Mmmm, sí. Eso es como tener suerte en la vida no más, quizás. Creo que no conozco a nadie que tenga esa suerte de que todo les salga bien. Wow. Me sorprendiste. Tampoco creo que el que tiene el agujero más hondo es el mejor calificado para ser optimista, todos sabemos donde nos aprieta el zapato; personalmente, yo sé hasta dónde llegué y elijo no volver a caer, por eso soy optimista. No sé cómo lo hará la gente que mencionas tu.

      No problem. Para eso está esto aquí, para que discutamos/comentemos/conversemos. 😀

      Me gusta

          1. Me uno al clan de no querer escuchar más de 1 vez el mismo cuento. También digo, y con una sonrisa para no sonar pesada «ahhhh sii! si ya me contaste! 🙂 » pero a veces nada, no consigo parar la historia y es terrible porque mi mente viaja hacia el infinito y se me nota jajajaja

            Me gusta

  5. Jaja, que buena lista.

    Profesionalmente escucho haaaaaartas historias bien fuertes, en donde uno entiende y no les puede pedir a esas personas que se levanten relativamente rápido como uno aprendió o que tengan una actitud más proactiva en el día a día.

    Eso sí, tampoco permito que las problemáticas de quienes atiendo se vayan conmigo a la casa. Intervengo lo que mis competencias permitan, pero aunque pueda sonar feo, tomo sus historias como espejo para enfrentar mi propio camino con la actitud de «por la cresta que afortunado soy de tener la familia y circulo que me contienen». Eso me alegra el día a día y me entrega una actitud más pro y resolutiva al llegar a la pega.

    Y como dice Liniers:

    Le gusta a 1 persona

    1. Ah, bueno. Yo también necesité ayuda profesional en algún momento para poder salir del mal momento. Si una no nace sabiendo y a veces se necesita ayuda para resolver problemas, si genios no somos.

      Qué bueno que no te lo lleves a la casa. Y agradecer siempre es bueno: Siempre, siempre 😀

      Me gusta

  6. Agradecer siempre es una de las consignas!

    Como dices tu, no nacimos genios y a veces se necesita una manito profesional para salir de los problemas.

    Trabajo en un centro de ITS y como decimos acá, las historias que nos cuentan son como las del Rumpy…salvo que no nos transmiten jajaja.
    Se repite cada cierto tiempo que cuando uno le dice a alguien que quizás la solución a sus problemas de pareja o físicos provenga de una dificultad emocional, reaccionan como si se les estuviera tratando de locos por necesitar un psicólogo y/o psiquiatra. Pero no pues! Yo pienso de hecho que se deberían hacer evaluaciones preventivas con profesionales de esa área, creo que tendríamos a personas viviendo más sanas y tranquilas.

    Me gusta

    1. Hay que sacarle el estigma a las enfermedades psicológicas. Uno no tiene por qué saber cómo manejar ciertas cosas y si necesitas ayuda para manejarlas, tiene que se bienvenido, no mal visto!

      Yo tb me sentí hiper mal cuando dije la primera vez que iba al psiquiatra, pero después de la primera sesión me sentí TAN bien que paré de tratarme mal. Si me estaba mejorando, ya estaba haciendo harto más que la gente que me miraba feo por ir a la consulta. Así que chao.

      Terminar con eso y claro, hacer más evaluaciones. Agarrar los problemas desde temprano. Hay tanto que hacer.

      Me gusta

  7. Yo paso por fases, como la mayoría de la gente creo. Estoy más tiempo en modo optimista, siempre agradeciendo cada pequeña o gran cosa que me pasa (en serio, agradezco tomar la micro rápido, subirme al metro sin empujones las pocas veces que me pasa, cuando una persona extraña es amable o cuando me pasa algo muy bacán) y el tener la costumbre de agradecer te aterriza porque te permite concientizar lo afortunados que somos quienes tenemos salud, familia, amistades, trabajo y recibimos amor del mundo. Aunque claro, tengo otros períodos en que soy más neutra, en los que me cuesta enfocarme y ando media desequilibrada emocionalmente, lo noto altiro por lo mismo del agradecimiento y no me gusta esa sensación de desconexión. Pesimista fui cuando toqué fondo fondo FONDO, lo pasé mal, sufrí e hice sufrir a quienes me veían mal, fue un período oscuro en mi vida al que hoy también miro con agradecimiento por haber sido capaz de salir, haberme topado con personas que me dieron una mano para lograrlo y haber podido empezar a querer ver la vida con otros ojos. Tuve depresión y también pedí ayuda y gracias a Dios la encontré Yo creo que esa es la clave, como todo en la vida, es una elección, uno elige con que cristal quiere mirar y se puede pasar del pesimismo o el mal entendido «ser realista» a ser más optimista y tener fé.

    Me gusta

  8. Que lindo el post!

    Creo que no podría definirme como optimista naturalmente jaja, osea es algo que trato y trabajo día a día. No soy negativa, quizás mas neutra jaja, osea eso mismo de no tener altas expectativas, asi lo que pase, si es malo, no es terrible y si es bueno…es super bueno!.
    Lo que si, creo que trabajo eso de ser optimista porque hace unos años me pasaron cosas bien feas, entonces no quiero volver a sentirme asi. Al final pase lo que pase, todo continua y el como uno lo vea es la diferencia, al menos asi resulta para mi 😛

    Me gusta

    1. Hay que trabajar el optimismo! Es normal sentir que te vas para abajo así que cuesta subir pero es lindo.

      Eso mismito es lo que pienso yo. Y es verdad, cuando estás abajo, das más gracias por estar mejor ahora y ese es un parámetro para decir «en realidad la cosa no es tan negra ahorita. vamos que se puede» y se puede.

      Me gusta

  9. Me declaro optimista…pese a todas las cosas tristes que he vivido en los últimos años, decidí seguir sonriendo a la vida y disfrutar lo hermoso del mundo, no significa que no te canses, que no duela, que no sientas pena, pero uno puede optar por mirar el vaso medio lleno – mi frase clave-.
    Inclusive en los días más oscuros, siempre hay un poco de luz.
    algo gracioso: hace unos días estaba en clases de arte con niños de sexto básico y me mostraban sus trabajos y les indica lo que lo bueno y luego lo que debía mejorar, unos de los niños – aquel revoltoso y malilla- les dice: «llevo intentadolo mucho tiempo, pero la Tía siempre encuentra algo bueno a todo…mi mamá podría ser así.»… y desde esa frase comencé a declararme optimista.

    Pd: escribo mientras escucho la BSO de GreyS Anatomy…y mis venas están intactas….jajaja!

    Me gusta

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s