Odisea con el dentista, parte 3.

Y final, espero. Amén.

dentista
Foter.com

Este post sigue a éste y también a éste.

Después del súper Osoo que me hicieron el lunes 28, volví una semana después, algo más relajada, al dentista. Sabiendo que me iban a sedar fue maravilloso porque aunque estaba nerviosa igual, importó cero.

El anestesista era un caballero muy canoso y barbón, muy simpático. Le costó encontrar una vena donde enchufarme la anestesia, jaja, pero lo logró y me dolió nada. Al minuto ya estaba yo en los brazos del dulce Morfeo y no recuerdo nada de nada. Bueno, no es tan verdad. Recuerdo lo siguiente:

  • «Doctor, esta cuestión no me hace efecto» *doctor inyecta algo* «Ahora parece quezzzzzzzz»
  • Me despertó la asistente del dentista, me tuvo que zamarrear. Espero no haber babeado.
  • Me dio hipo. Jajaajaja. Y llegué a la recepción (no sé cómo) pero seguía con hipo así que el anestesista me llevó de vuelta a una consulta y me presionó no sé qué en la mano (por qué no me acuerdooo?!) intentando algún punto secreto de no sé qué, que haría que el hipo desapareciera pero no funcionó. Igual buena onda el tipo. Me cayó bien.
  • No recuerdo haberme subido al auto pero llegué en auto a mi casa así que de alguna forma llegué ahí.

Y de ahí puro tener paciencia y esperar porque querer comer, tener hambre y no poder masticar es lo PIOR. Más encima mi mamá dale con ofrecerme tostadas. Qué onda, mamá? Le fascina torturarme.

Ha pasado una semana, ya me sacaron los puntos (yay! sin dolor!) y estoy oficialmente dada de alta, aunque tengo un poquito de inflamación en la mejilla izquierda. Es normal, tengo que esperar. Ya puedo comer más cosas pero siempre masticando con mucho cuidado, despacito. Así que pretendo hacerme la loca hasta el fin de semana y zamparme un sánguche onda lomito tomate mayo pero DE AQUELLOS. Mardoqueo, te pienso.

Espero que haya sido el final de la historia. De verdad. Pucha la cuestión estresante. Obviamente, debo seguir yendo al dentista pero voy a esperar un rato porque ay. Me lo merezco, no?

4 comentarios sobre “Odisea con el dentista, parte 3.

  1. jajajajaja que bueno que porfin terminaste la torturaaa, a mi se me cayeron los puntos solitos, y me quedo super rarito el hoyo de la muela ;( me carga jajajaja, pero por lo menos se (espero) que nunca mas tendre que ir a sufrir al dentista 🙂 espero que tu tampoco ahahahahah

    Me gusta

    1. Yo pensé lo mismo! Y le hice prometer a mi familia que no me grabaran jaja, porque he visto videos en youtube de gente que viene del dentista y habla tonteras.

      Pero no. Lo que más recuerdo es que no me acuerdo de cosas. O sea, desperté y de alguna forma llegué a mi casa, pero detallitos de entre medio no me acuerdo. No hablé tonteras, así que yay. 😀

      Me gusta

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s