Cosas que amo: los musicales de Harry Potter

Me encantan los musicales. El que un grupo de ñoños fanáticos haya pensado en utilizar mi tema favorito de la vida para crear un musical de proporciones estratosféricas (¿literalmente? jaja) es haberle dado en el clavo en las cosas que Nat amará para toda la eternidad.

Hace años que mi amiga Vero comenzó a insistir con que tenía que ver el musical de Harry Potter. Que estaba en YouTube, que era hiper gracioso, que me iba a encantar. Nunca me hice el tiempo. Vi que duraba tres horas y que tenía segunda parte y se me quitaron las ganas heavy porque ¿cómo iba a aguantar tanto rato en YouTube? Nadie puede.

Hasta que en 2010, durante las vacaciones de septiembre, encontré una copia en Internet del primer musical, en dos partes: acto 1 y acto 2. Perfecto. Y la vi. Y a los cuatro segundos de comenzado lo amé. A Very Potter Musical me ganó inmediatamente, por varias razones.

1. Es un musical basado en Harry Potter. O sea, what’s not to like? Son mis personajes favoritos de la vida, mi historia favorita, con música. Imposible que no me guste. Imposible.

2. Es gracioso. De verdad. Aunque la grabación en línea es horrenda y es difícil entender todo por la baja calidad del audio de la copia compartida, el musical igual es capaz de transmitir lo gracioso de los diálogos y las situaciones que inventa. Uno se ríe y harto. Haaaarto. Incluye chistes relacionados con la saga, claro, pero también con otras películas y musicales y cosas que a una le gustan, entonces es gracioso todo el rato.

3. Es fiel a la historia. El primer musical tiene como villano a Voldemort y muestra el viaje que hace Harry para derrotarlo. Vemos a Quirrell, a Dumbledore, a Snape y al trío en una vista rápida de los siete libros, pasando por el Torneo de los Tres Magos y Cedric Diggory y terminando en el retorno de Voldemort y su pelea con Harry. Son tres horas de musical pero condensan bien una historia que tomó siete libros contar. Como resumen, está muy bien hecho.

4. Tiene corazón. Son puros desconocidos, hasta entonces, estudiantes de teatro que se juntaron a escribir esta cuestión porque era gracioso y de a poco fueron formando un musical de verdad, utilizando un libro que muchos de ellos amaban y que muchos otros ni siquiera habían tomado, pero poniéndole el corazón en sus actuaciones. El primer musical es bien pobre, como artesanal, y a mi me gusta por eso. De verdad se siente que todo está hecho con tempera, con poco presupuesto, pero con harta creatividad y cariño. Ese amor demostrado por esta gente al crear este musical me hace quererlos a todos y querer abrazarlos, por tratar con tanta dedicación y afecto algo que es cercano a mi corazón.

5. Harry. Darren Criss (sí, el de Glee) es Harry y es tan increíblemente maravilloso como Harry que me hizo adorarlo a él como actor y apreciar más al Harry del libro. El Harry del musical es casi un imbécil. Se jura bakán, se cree mino, se queja por la fama que tiene, se cree el hoyo porque toca la guitarra; es muy, muy gracioso. Y me encanta que sea tan patudo, sobre todo con Hermione. Jajaja. Me río mucho.

6. Draco. En el musical de Harry Potter, Draco Malfoy es interpretado por una niña. Lauren Lopez es el mejor Draco de la historia. Es tan increíblemente graciosa, su inglés británico es tan perfecto, su desagradablicidad con Harry es tan en el clavo. De verdad, es maravillosa. Eso de tirarse al piso a cada rato le da un toque único. Me gusta la voz de Lauren también, le calza perfecto con el malcriado Draco y va muy bien con las canciones que le tocan cantar. Bueno, las que lo dejan cantar. Jaja.

7. La segunda parte. Hasta ahora hablé del primer musical porque de ahí empieza la obsesión, es el punto de partida. Pero la historia continúa y en la secuela (A Very Potter Sequel), vamos al pasado, cuando Harry recién llega a Hogwarts y conoce a Ron y Hermione y se hacen inseparables. Aquí la maldad la trae Umbridge y es simplemente maravilloso. En serio. Vemos también a Remus y a Sirius, algunos misterios de la primera parte son revelados y hay más canciones. Magníficas canciones.

8. Es el epítome de la creatividad. No sólo porque es una idea original, sin considerar la base, o sea, los textos no están sacados de los libros sino que fueron todos escritos de nuevo para dar a conocer la historia del niño mago; sino que también porque todas las canciones son originales de Darren Criss y AJ Holmes, fanáticos de los musicales de Broadway y las canciones de Disney. Suenan a clásicos pero son modernas y son pegajosas, todavía canto «GetBack to Hogwarts» o la canción de Hermione en la ducha. Son muy buenas canciones.

OCHO razones. Si con eso no los convenzo de verlos, no sé qué más hacer. Están en youtube, el primer musical comienza aquí y la secuela está acá. Como yo soy hiper tops, les hice subtítulos en español. Claro que tendría que subir mi súper archivo en dos actos. Si hay interés puedo intentar hacer eso el fin de semana. Pucha que soy buena onda. Ya. 🙂

4 comentarios sobre “Cosas que amo: los musicales de Harry Potter

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s