Miedos Superados

Hay miedos y miedos. Quizás por eso tenemos tantos sinónimos para esa palabra en español: susto, pánico, terror,  fobia. Cada nivel es distinto, cada miedo es diferente y algunos son, incluso, superables. Con terapia, sin terapia, de la nada. Hoy les cuento de mis miedos superados y de los no tantos.

Desde que tengo memoria le tuve miedo a los extraterrestres. Mi madrina (linda ella) me dijo alguna vez que ellos me habían venido a dejar entonces, obviamente, un día me iban a venir a buscar para llevarme de vuelta quizás dónde. Yo, hija de matrimonio recién disuelto, desarrollé un miedo atroz por ese algo que iba a venir a separarme de mi mamá. Era chica, tenía unos 4 ó 5 años. Mal.

Gracias a la broma familiar, nunca pude ver ET como muchos de ustedes, tenía pesadillas con los hombrecitos grises de ojos grandes y cada vez que escuchaba la música de Encuentros Cercanos del Tercer Tipo se me paraban todos los pelos y me daban ganas de meterme debajo de la cama. ¿Alguien dijo trauma? Fue así durante años.

Ya en la adolescencia recuerdo pasar noches en vela por estar convencida de que esa noche iba a pasar; esa era la noche en que iban a venir y me iban a llevar. Me quedaba en la cama sintiendo un miedo paralizante, literalmente, porque pensaba en arrancar pero no podía siquiera darme vuelta. Veía las luces por la ventana y todo. De nuevo: mal.

Hasta que un día, hace un par de años, estaba leyendo una revista cuando me di cuenta que en la portada venía uno de los hombres grises. Y yo estaba tocando la revista. Y no me dio miedo. Todavía recuerdo el semi-ataque de risa que me dio al darme cuenta que no tenía miedo! Me daba lo mismo y poco menos que me pasé la foto por la cara en un momento de locura para probarle al mundo que era valiente y ya no temía enfrentarme a los extraterrestres. Llamé a mi mamá para contarle y nos reímos mucho. Ahí pude ver ET y otras películas, aunque me falta Encuentros Cercanos, esa es mi prueba de fuego. Se viene.

Hay otro miedo pero este me lo tengo que aguantar: andar en avión. Me da terror. Me gusta viajar y conocer otros lugares, ir en un auto o en un bus mirando el paisaje mientras escucho música, lo encuentro delicioso; pero ya sacando los pies de la tierra, comienzan los problemas. Que el ataque terrorista, que la falla del motor, que la tormenta tropical, que el problema mecánico X. Me paso mil películas y ninguna termina bien, así que he debido optar por mi amigo el ralajante muscular para dormir un ratito y así sentir que el viaje es más corto, sentir que llego luego al destino. Mi momento más feliz es el aterrizaje y, más aún, cuando es en Santiago y ya llego a mi casa. Hogar, dulce, hogar.

Supongo que ese miedo no tiene tanto que ver con la muerte, todos vamos para allá, sino que con el dolor físico que pueda provocar. Eso me da miedo. Como muchos de ustedes quizás, siempre digo que si tengo que morir de forma traumática, que sea rápido, sin dolor, sin darme cuenta. Sin saber qué está pasando. No tener el control de lo que ocurre, no poder hacer nada por cambiar un resultado o por ayudar en lo que sea, me da pánico. No sé, quizás en un auto sí pueda ayudar porque voy ahí al lado y aunque no manejo, sé manejar. Pero en un avión, ¿qué hago? Ahora me encomiendo a toda mi gente que me cuida desde arriba y me entrego a lo que venga porque de verdad que no hay nada más que hacer. Me da susto igual, me duele la guata y es incómodo, pero lo hago. Si a veces soy Gryffindor.

Mi miedo más grande es a los bichos aquellos de ocho patas. Es fobia. No puedo escribir el nombre, no puedo ver fotos, no puedo escuchar historias y todo el mundo siente esa necesidad compulsiva de relatarme con detalles y mímicas sobre sus encuentros más top con ellas, en el campo o la playa o donde sea, y YO NO QUIERO ESCUCHAR. Siempre me pasa. SIEMPRE. Como si fuera gracioso.

Las fobias son miedos inexplicables. Alguna vez una terapeuta me dijo que quizás tuve un encuentro cercano del tercer tipo con una y por eso les tengo miedo. Yo no recuerdo nada así y, es más, recuerdo que con mi hermano jugábamos a sacarlas de una muralla vieja que había en nuestro pasaje. Todos los niños con un palito sobre la pandereta. Entonces de más chica no les tenía miedo. No sé qué pasó.

Sí recuerdo estar en el cine viendo Moonwalker, la película que hizo Michael Jackson (caída de carné), y hay una escena en que aparecen muchísimas de ellas y grandes y todas corren hacia arriba de la colina y el sonido que hacen es atroz. Pero sólo recuerdo la escena, no recuerdo haber sentido miedo o nada. Raro.

Obviamente no les voy a poner foto ad hoc porque me muero, me da el ataque al corazón y todo. En serio. El miedo es tal que la reacción física es fuerte: paralizante y lacrimosa instantánea. Quizás debería someterme a hipnosis para superar esta cuestión, aunque no le tengo mucha fe a la hipnosis.

¿A qué le temen ustedes? ¿Han podido superar algún miedo? ¿Me recomiendan la hipnosis?

22 comentarios sobre “Miedos Superados

    1. Es que en Harry Potter los valientes están en Gryffindor o los alumnos de Gryffindor se caracterizan por ser valientes. Yo soy medio Gryffindor y medio Hufflepuff, entonces cuando soy valiente es mi lado Gryffindor el que habla.

      Me gusta

  1. que eres chistosa tú, o yo soy niña de risa facil…
    De los E.T debo decir que nunca les tuve miedo, aunque se hayan llevado a la hermana de Mulder y cosas así. Mi mamá ahora anda en la búsqueda de la verdad y mi papá, por acompañarla, tuvo un encuentro… cuático! ellos están felices.

    De los aviones; volé por primera vez el año pasado y lo único que puedo mencionar es EL AVIÓN NO TIENE FALANGIS!!!!

    de octópodos no marinos, te imagino colorina pecosa y acompañando a cierto brujo con una cicatriz en la frente…

    Ahora de mis miedos… Estúpido Freddy Kruger… tuve que dormir de la mano de mi mam’a hasta como los 7 años por culpa de ese mono… y horrible el miedo a la oscuridad y a la hora de ir a dormir… el miedo me acompaño hasta bien peludita ya, y hasta el día de hoy prefiero no escuchar la canción ni nada…. aunque un día me hice la valiente y fui a ver el remake al cine… Estuve toda la película sudando, a pesar de que era mala mala…. yo estoy segura de que si un día me topo con un disfrazado me hago pí.

    Pero mi terror azul profundo son los cetáceos… y cuando chica no me pasaba nada, el miedo empezo como a los 15 y no los soporto ni en foto… y no escribo más porque se me pararon los pelos y estoy empezando a sudar…..

    Me gusta

    1. No, si sé que soy chistosa 🙂 Jajaja

      Si soy muy masoquista. Fanática de los Archivos X y salían extraterrestres a cada rato. Y en esa época todavía les tenía miedo! Pero lo veía igual porque amaba a Mulder, jaja. Todo por el show.

      Siiiiii. Yo creo que por eso también amo a Ron. WE ARE SOULMATES.

      Oye, no conozco la canción de Freddy Krueger, qué heavy. :O

      Ay, no, yo también les temo pero no es paralizante. Es que son tan regrandes! Igual en Buscando a Nemo me gustan mucho, jaja. Hola, Bruce. Jajaa.

      Me gusta

  2. Yo soy valiente, hasta que… aparece la sangre, le tengo terror, no solo a la cosa roja esa, sino que el dolor mismo, cuando alguien me cuenta alguna historia que incluya dolor, sangre, huesos rotos… o algo asi, me pongo palida y me duele el esternon… es lo peor…

    y no se si podria ser como una fobia, pero no puedo … no puedo comer una ensalada que tiene pepas de limon, de hecho cuando veo la ensalada de alguien con pepas, me da cosa, y unas ganas locas de avisarle, las que me aguanto pk en verdad es raro esto… pero no… puedo estar una hora sacandole las pepas (hasta las mas chicas) a la ensalada… claro que en casa uso un colador…

    Me gusta

      1. Ahi me sale un super poder heavy!!! Si hasta con mi hermana chica me vuelvo superherua y una vez incluso le di un beso a su rodilla sangrante y con tierra, jajajaja asi que eso no me preocupa mucho, aunque feliz si mi gorda no se cae nunca, y no sufre!!! Jajaja

        Me gusta

  3. uF!! entiendo el miedo a volar en avión, siempre le he tenido miedo a las alturas, desde que tengo uso de razón, por lo tanto volar en avión no era opción para mí, hasta el año pasado en que quise ir a San pedro de Atacama y era volar en avión o perder días valiosos en bus, así que me atreví y me subí a uno, iba sola, así que no tenía a quién tomarle la mano, y la verdad es que pasé la prueba, pero sigue sin gustarme .. ATROZ!! la sensación de vacío en el estómago no se la doy a nadie =S
    Y mi fobia más espantosa es/era a las serpientes, con reacción fisiológica incluída, lloraba hasta cuando mi hermano movpia un brazo en ese movimientos zigzagueante en mi dirección (recuerdo una escena de una novela cuando chica de una mujer a la que le ponian una serpiente en la cama y cada vez que yo me iba a acostar pensaba que en mi cama habría una =S) .. el tema es que puse era porque a mi sobrina le encantan las animales incluidas las serpientes y me hacía jugar con ella a las «seppentes» y como queremos criarla sin miedos injustificados entonces tenía que fingir que me gustaban y aguantarme el susto y el llanto y todo, ahora puedo ver fotos y puedo ver las de juguete, pero el movimiento zigzagueante sigue produciéndome asquito =S
    Y bueno, el último miedo es que alguien entre a mi casa =S .. no es tan terrible a menos que vea alguna noticia de ladrones que entraron a algún lugar por eso no veo noticias, pero algunas noches me acuesto media paranoica =S

    Me gusta

    1. Eso! La sensación de vacío en el estómago. La odio. Ugh. *te toma la mano cirtual*

      Todo eso que tu sientes con las serpientes, lo siento yo con las bicharracas asquerosas innombrables. Lo mismo. Cuando alguien pone la mano haciendo la mímica para explicarte el porte de la que vio ese día en el campo. Uff. Pucha, a mi me gusta ene las serpientes, las encuentro hermosas, pero te entiendo tanto con eso de aguantarse el llanto por ver algo que te da miedo y no puedes hacer nada. Uff.

      Ah, no, eso ya es sentido común. Si yo no viviera en el piso 21, también tendría ese miedo. Totalmente justificable. (Por eso ya no veo noticias!)

      Me gusta

  4. mis miedos son dos : viajar en avión, lo he hecho dos veces y sola!!!!… solo diré que fui digna hasta el final, lo otro es a las alturas… me tiemblan las piernas en un balcón, por eso no puedo pensar en vivir en un departamento…ya en el piso dos me siento mal… creo que este miedo se genero una vez que casi me caigo del techo de mi casa… todo por rescatar a una gatito… lo bueno es que no le tome fobia a los gatos (porque me encantan)

    mi otro miedo es a las gallinas, ganzos, palomas, pelícanos, gaviotas… bueno a todo que tenga dos patas y plumas… ni siquiera soporto los plumones ni almohadas de plumas…

    Me gusta

    1. Yo vivo en el piso 21. Imagínate. Sólo me da miedo cuando tiembla porque se mueve mucho el edificio y porque estoy sola foreveralone.

      A mi tampoco me gustan! Pero no les tengo miedo. Qué heavy que tampoco aguantes las almohadas!! (Ah, los gansos sí me gustan, los encuentro divertidos porque son mala onda y te gritan y muerden jaja).

      Me gusta

  5. Debo aclarar que lo de que «los extraterrestres te vendrian a buscar» era por lo inteligente que eres, recuerda que aprendiste a leer y a escribir antes que todos los niños de tu edad.Y yo, como Educadora de Párvulos,me sentia muy orgullosa de enseñarte más y más cosas, por eso los ET vendrian para tener un especimen humano para estudiar, pero en BUENA ONDA….Además , jamás me dijiste que tenias miedo, te lo habria aclarado con mucho amor, OK????

    Me gusta

  6. Pobrecita! Que mala onda tu tía con eso de los extraterrestres haha, que bueno que superaste el miedo, yo era tan chica cuando vi ET que no me acuerdo de absolutamente nada y como que me tinca fome verla de nuevo. No me dan miedo los extraterrestres, pero no puedo ver la película «señales» de Mel Gibson, cuando aparece ese vídeo de los niños en el cumpleaños y los extraterrestres salen como 1 seg haha, muero con eso.

    No tengo miedo a volar en avión, pero sí me pone super nerviosa cuando despega, cuando ya estoy en el aire todo bien y el aterrizaje no me preocupa tanto como cuando sale el avión de la pista. Aunque igual pienso, si me muero que sea rápido no mas, sin darme cuenta ojalá.

    Y a los únicos bichos que les tengo pánico pero una fobia atroz es a las polillas, no puedo verlas. Mi mamá es igual. Yo nunca les tuve miedo hasta que un día, hace como 4 o 5 años estaba sentada conversando con una amiga y estaba apoyada sobre la mesa del comedor y derrepente una polilla asquerosa de mete por mi polera (que era un poco escotada) y sentía a esa asquerosidad aletear por dentro porque la polera era ajustada y no podía sacarla y noooo, fue horrible y me traume de por vida haha. Ahora sufro cuando veo una. También he pensado en eso de la hipnosis seriamente!!!

    Me gusta

    1. Señales la encontré tan fome, jaja. Debe ser porque ya había superado el miedo 😛

      Oye y eso que el aterrizaje es más peligroso que el despegue! Incluso acá en Chile, porque la pista es lo ENANA y por eso siempre aplaude la gente cuando aterriza. Desde que sé eso y que los pilotos apagan el puto motor cuando vienen bajando en Santiago, para aterrizar con el vuelo de las corrientes de aire, sufro demasiado. Rezo todo el rato. Atroz.

      Ay, me cargan las polillas también. Pero porque son bichos igual. No me gusta nada que tenga más de cuatro patas.

      Me gusta

      1. Noooooo!! Por qué me dijiste esoooo!! Ahora que lo sé me va a dar un miedo atroz el aterrizaje haha 😦 Te odio un poco, pensaré en ti cada vez que aterrice, pensaré con rabia en ti hahaha.

        Siii, es enferma de fome señales, yo la fui a ver al cine y me cargó, además que morí de miedo con la parte del extraterrestre =/

        Me gusta

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s