Planeando viajes

Desde que tengo trabajo (gracias, Dios mío), puedo darme el gusto de viajar a alguna parte de vez en cuando. Ahorrar un año, viajar el siguiente. El primer viaje que hice fue a Escocia, porque ¿cómo no iba a ir apenas pudiera al único lugar en el mundo con el que soñé por años? Yo quería ver verde de verdad, escuchar ese acento maravilloso en vivo y en directo, y respirar aire escocés. Y lo conseguí. Fue en el 2009 y salió con chiripazo porque ahí conocí a Neil Gaiman.


Ahora estoy planeando otro viaje, con familia (hermano y mamá), pero ¿dónde ir? Ella dice que con nosotros va donde sea, pero yo sé que tiene debilidad por ciertas culturas, ciertos países y en eso me he llevado cada rato libre que tengo: investigando, revisando Internet, viendo dónde se puede hacer un tour entretenido para los tres sin tener que quedar en la quiebra en el camino tampoco.

No me gusta planear viajes, lo confieso. Sí, ver fotos en internet de lugares a los que podría ir es entretenido, es lindo, me da ganas. Pero a veces me quita las ganas de ir porque como ya vi tanta foto en línea, termino preguntándome ¿para qué voy? Arma de doble filo. Ahora tengo que pensar en mi hermano y mi mamá, no sólo en lo que me gusta a mi así que más complicado aún.

Además que odio volar. Odio los aviones. Lo paso pésimo desde que llego al aeropuerto hasta que me bajo en el otro aeropuerto. No nací para no tener los pies en la tierra. ODIO VOLAR. Admiro con una envidia violenta a quienes pueden dormir el viaje completo, ver películas, comer, tomar, etc. Yo no puedo. Soy un manojo de nervios que se pasa películas todo el camino y cuando haces eso por 13 horas es agotador. Odio volar.

El último viaje que hice, en febrero, fue cerquita: a Brasil. Lo único que tuve que hacer fue ir a comprar el pasaje porque una de las amigas con las que iba hizo todo: tomar el tour, elegir hotel, ver dónde podíamos ir a pasear, etc. Nunca antes me había pasado y lo disfruté montones. Claro, no descansé como quería pero lo pasé increíble y -al final- fue una excelente experiencia.

¿Cómo lo hacen ustedes? ¿Les gusta planificar viajes? ¿Usan harto Internet para ver dónde ir, ya sea en Chile o afuera? ¿Dónde les gustaría ir?

5 comentarios sobre “Planeando viajes

  1. Ahhh me encanta viajar, adoro hacerlo y sería feliz si e contrataran en el discovery o en natgeo y me pagaran por viajar por el mundo…
    En cuanto a la planificación mas que planificar me gusta investigar a donde iré, averiguar a donde ir, que es lo «imperdible», acerca de la cultura, pero no para armar un itinerario estructurado, si no que más que nada para tener una guía de qué hacer… los itinerarios no van conmigo, tengo que tener espacios para moverme con libertad y no sufrir por que en un lugar estuve un día completo y no una mañana como se suponía debía ser.
    Ahora estoy feliz armando mi próximo viaje, en mayo voy al sudeste asiático.
    Tailandia, Laos, Camboya y tal vez Vietnam =) estoy tan ansiosa!!!

    Aps, tb le tengo miedo a los aviones… no me baja la histeria, pero estoy inquieta sobretodo en la previa… y ahora el hecho de pensar en que atravesare un océano me revuelve el estomago =s
    si pudiera hacerlo en barco lo haría.

    Saludos.

    Me gusta

    1. Yo siempre pienso en investigar antes de ir, para no perderme ninguna cosa interesante, pero también creo que es entretenido descubrir lugares allá. No sé.

      Yo fui a Vietnam! Así que si tienes preguntas, díme no más. Yo fui a Hanoi. El viaje es eteeeeeeerno, nos demoramos como 27 horas en volver, con parada en Alemania pero igual. UFF.

      Me gusta

  2. Con tu post de lugares repetibles, me acordé de éste que había dejado en el tintero. Me autocastigo!

    Hace aaaaños que no viajo. Mi enfoque viajero de aquellosh tiemposh cuando me fui de intercambio se limitaba a informarme dónde pernoctar con la antelación mínima, a veces resultaba, a veces no, y luego tirarse a descubrir la ciudad con una guía en mano, pero más que nada, perdiéndome en los recovecos. Es una locura seguir el itinerario turístico de lugares que DEBES visitar, siempre llenos! Divertida esa dualidad, uno va como turista pero los demás turistas a uno le causan alergia, esos apiñados, con cámara en mano, como si no se cayera en lo mismo.

    No sé cómo viajaría ahora, considerando los años transcurridos y los cambios propios que uno no nota con facilidad, que ya no alojas en cq parte, que quieres comer bien, ojalá la comida de la zona (en la medida que logres liberarte de las mañas)…En fin, soy tan corto placista, que no me visualizo en otro gran viaje. Me entusiasmé con Islandia, pero es taaaan cara la vida cotidiana allá, que creo nunca podría reunir el dinerrrro adecuado, a diferencia de Korea/Japón, dicen que es caro tb. pero nunca tanto como Islandia, que puedes comer a precios no tan dolorosos.

    Por otro lado, después de viajar sola, me di cuenta de que prefiero viajar acompañada, los lugares son más memorables cuando compartes la experiencia con otra persona, ya que tantas construcciones lindas, unas tras otras, empiezan a perder el valor; los lugares los hacen las personas y por eso decidí nunca más viajar sola.

    Me gusta

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s